Los expertos constatan la falta de información y formación de los profesionales que trabajan en las centrales.