Los criminales de la región operan con colegas de otros países para infectar cajeros con técnicas de malware exportadas de Europa del Este.