Apple ayer se negó a obedecer un pedido del FBI para crear una herramienta que les permita desencriptar un smartphone que usó un terrorista en diciembre.