Un grupo de hackers estuvo a punto de cometer un desfalco de casi mil millones de dólares. Sin embargo, una falta de ortografía hizo saltar las alarmas del banco y pudo evitar que la cifra del robo fuese tan alta.