Las empresas ya no están sentadas de brazos caídos, preguntándose si deben correr el riesgo de migrar aplicaciones y datos a la nube. Lo están haciendo -pero la seguridad sigue siendo una preocupación seria.