Investigadores descubrieron aplicaciones que espían a los usuarios, las cuales se encontraban disponibles para su descarga en la tienda de Google Play.